¿Qué es?

La tendinitis aquílea es una lesión por sobrecarga del tendón de Aquiles, la banda de tejido que conecta los músculos de las pantorrillas en la parte trasera de la parte inferior de la pierna con el hueso del talón.

La tendinitis aquílea ocurre, con mayor frecuencia, en corredores que aumentan la intensidad o la duración de sus carreras de manera repentina. También es frecuente entre las personas de mediana edad que practican deportes, como tenis o básquetbol, solo los fines de semana.

La mayoría de los casos de tendinitis aquílea puede tratarse con cuidados relativamente simples en el hogar bajo supervisión del médico. Las estrategias de cuidado personal, por lo general, son necesarias para prevenir episodios recurrentes. Los casos más graves de tendinitis aquílea pueden provocar desgarros en el tendón (roturas) que pueden requerir reparación quirúrgica.

Síntomas

El dolor asociado con la tendinitis de Aquiles, habitualmente, comienza con un dolor leve en la parte posterior de la pierna o arriba del tobillo después de correr o practicar otro deporte. Después de correr durante un período largo, subir escaleras o saltar, pueden aparecer otros episodios más graves.

También podrías sentir un dolor ligero o rigidez, especialmente durante la mañana, que en general mejora con la actividad leve.

Causas

La tendinitis de Aquiles es causada por someter a tensión repetitiva o intensa al tendón de Aquiles, una banda de tejido que conecta los músculos de las pantorrillas con el hueso del talón. Usas este tendón cuando caminas, corres, saltas o te paras en puntas de pies.

La estructura del tendón de Aquiles se debilita con la edad, lo que puede hacerlo más propenso a lesionarse, en particular, en las personas que practican deportes solo los fines de semana o que aumentan, de repente, la intensidad de sus programas de entrenamiento.

Tratamiento

Terapia manual: intentamos mejorar la calidad del tejido que existe alrededor del dolor. Incidimos sobre el área cervical y dorsal, sobre las escápula y sobre la propia articulación del hombro.

Epi: si existe algún tipo de alteración de la estructura realizamos dicha técnica regenerativa para ayudar a la nutrición del tendón y a la mejora de la movilidad.

Neuromodulación: técnica de fisioterapia invasiva que va actuar sobre el sistema nervioso, el cual lleva la información del dolor. Se aplica en diferentes áreas corporales y en la zona de la lesión para disminuir dicho dolor.

Onda de choque focales: ayuda a la mejora del dolor a la disminución de la fibrosis en el caso de existiera.

Physicalm: para la disminución del dolor.

Thermopress: gracias a la presión y a los cambios de temperatura disminuye la inflamación.

Actisound: En el caso crónico, cuando el paciente está pendiente de la intervención quirúrgica, podemos ayudarle con dicha técnica para eliminar las adherencias del tendón y liberarlo, ganando así su elasticidad.

M

Hello. How are you?

SAMPLE POPUP

Built with Divi Builder.

Email Address

your@gmail.com

OUR OFFICE

101 Mark Boulevard St,
10040, New York,
United States.